Seguridad en las Redes Sociales

Noticias y consejos para evitar los riesgos de la Web 2.0


Deja un comentario

Nos sorprende lo que pueden saber de nosotros a partir de la información personal que publicamos en Internet

En el vídeo bajo estas líneas podemos comprobar lo fácil que es que nos lean la mente para saber nuestra vida sin necesitar más que un acceso a Internet para investigar todo lo que publicamos (y publican de nosotros los demás). El montaje forma parte de una campaña belga sobre la seguridad en la banca online. En la instalación en una plaza de Bruselas hasta el más pequeño detalle estaba cuidado: un supuesto mentalista con pinta de gurú, un ambiente de colores blancos que inspiraba pureza e inocencia… Y toda una serie de detalles para relajar a las personas que habían aceptado la invitación a leerles la mente con la excusa de que era una prueba para un futuro programa de televisión.

En el vídeo puede apreciarse cómo los protagonistas se sorprenden cuando el mentalista adivina cosas personales sobre ellos, que suponen nadie más que ellos sabe (?!) incluyendo algunas tan supuestamente íntimas como los tatuajes que tienen en su cuerpo o qué precio han puesto a la casa que están vendiendo.

La realidad tras mentalistas, médiums y adivinos no es muy distinta, advierten desde Microsiervos: investigan por adelantado las vidas de la gente que les contrata o con cuyos familiares van a contactar. Desde hace unos años suelen utilizar Internet como tradicionalmente hacían con documentalistas que revisaban diversos tipos de archivos; tampoco es extraño que empleen detectives. Los entrevistados no se dan cuenta del rastro que han podido dejar en una entrevista previa, en la tarjeta de visita o en la identificación que les piden a la entrada, donde suele estar su nombre y cada vez más, el correo electrónico. A través de estos datos y de los buscadores es fácil obtener un perfil completo de una persona. Si pones una moto o una casa en venta públicamente… ¿por qué te asombras de que alguien sepa el precio que le has puesto públicamente? O si publicas fotos tuyas en la playa o incluso de sexting, ¿cómo no va a saber cualquiera que tienes dos mariposas tatuadas donde acaba la espalda?

Y no sólo presuntos estafadores son los que pueden hacer uso de esta información, sino también ladrones profesionales de cuentas online de banca (como pretende denunciar esta campaña belga), suplantadores, acosadores sexuales, groomers (en el caso de menores de edad), ciberbullies, secuestradores, sextorsionadores… Lo que publicamos en Internet (en las redes sociales, en videochats, en foros o blogs…) nos pone en numerosos riesgos y por tanto es vital aprender a cuidar nuestra imagen online.

Como bien dice el lema de la campaña: Tu vida entera está en la Red. Y puede ser usada contra ti.

Fuente: Microsiervos y PantallasAmigas.

Vídeos de PantallasAmigas sobre la privacidad en las redes sociales

Anuncios


Deja un comentario

Aumentan los ciberdelincuentes de 11 años en las redes sociales

Según diversos expertos crece el número de menores de 11 años que se dedican a cometer ciberdelitos en la red para conseguir dinero rápido y fama social. Los nombres y claves de las redes sociales son de los datos más cotizados por los adolescentes metidos en la delincuencia on line.

Según la firma de seguridad informática FaceTime, diversos grupos de investigadores han detectado foros en los que adolescentes se dedican a intercambiar números de tarjetas de crédito o paquetes en los que se dan consejos y técnicas para violar la seguridad de sitios web o hacer ‘phishing‘ (capturar datos financieros fraudulentamente).

El director del departamento de investigación de delitos informáticos de FaceTime Security, Chris Boyd, asegura que “cada vez es más frecuente ver a niños de 11 o 12 años repartiendo datos de tarjetas de crédito o pidiendo claves con la que puedan acceder a información privada de las personas”.

Los nombres y claves que la gente utiliza para acceder a las redes sociales son otros de los datos más cotizados por los adolescentes metidos en la delincuencia informática.

Algunos usan esa información para hacerles bromas a los amigos, pero también hay casos en los que la búsqueda de información conlleva un interés económico, bien por la captura de información financiera directamente o ‘secuestrando’ sitios o perfiles en redes sociales con la condición de liberarlos a cambio de dinero.

Para Chris Boyd, otra de las principales razones que motivan a los jóvenes ciberdelincuentes es el deseo de ganar reconocimiento de sus acciones entre los grupos de amigos o conocidos. Para este fin acceden a todo tipo de herramientas y hay algunos que hasta utilizan el sitio de video por Internet YouTube para publicitar sus fechorías.

“Ellos están obsesionados con hacer videos de todo lo que hacen”, asegura Boyd. Incluso habla de casos en los que ‘ingenuamente’ los usuarios firman los videos con el mismo alias que emplean al piratear un sitio, “lo que facilita la labor de rastreo por parte de los expertos en seguridad informática”.

Mathew Bevan, ‘hacker’ rehabilitado, no se extraña de que los jóvenes estén cayendo en la delincuencia on line. “El objetivo de lo que están haciendo es conseguir la fama dentro de su grupo de amigos”, dijo. “Ellos pueden pasar meses o años realizando acciones que les ayuden a incrementar su estatus dentro del grupo”, agregó.

Para las autoridades, además de la vigilancia que deben hacer los padres cuando sus hijos estén en Internet, también es un deber hacerles ver que sus acciones conllevan serias consecuencias y que muchos pueden quedar ‘fichados’ de por vida poniendo en riesgo su futuro profesional en cualquier actividad.

Fuente: eltiempo.com