Seguridad en las Redes Sociales

Noticias y consejos para evitar los riesgos de la Web 2.0


Deja un comentario

Las etiquetas con permiso previo evitarían ataques de malware que fingen avisarnos de que nos han etiquetado

Captura de uno de los emails infecciosos que se aprovecha del temor a ser etiquetados

Es normal que los usuarios de Facebook prestemos suma atención a los avisos que nos llegan de esta red social diciéndonos que nos han etiquetado, sobre todo porque al no requerir permiso previo, se convierte en necesario y urgente revisar todas y cada una de las etiquetas que nos han puesto en fotos ajenas por si es necesario borrarlas.

De ello se aprovechan también los creadores de malware, como demuestra un nuevo tipo de envío de emails que suplantan a los avisos de Facebook avisando de que alguien desconocido nos ha etiquetado en una fotografía. Esta campaña tiene como objetivo infectar los ordenadores de los usuarios desprevenidos que, sin darse cuenta de que la dirección de procedencia viene de Faceboook (con 3 ‘o’) y no de la auténtica red social, hacen click en el enlace incluido en el mensaje, y se carga en su navegador un script malicioso (de tipo caballo de Troya) que pone su ordenador en peligro de una infección mediante un Blackhole exploit kit. Segundos después el navegador salta a una página de un usuario cualquiera de Facebook, para disimular.

Si las empresas que gestionan las redes sociales cambiasen su política como demandamos en la campaña #ETIQUETASsinpermisoNO, se minimizaría el poder de estas tácticas de ingeniería social que utilizan los creadores de software malicioso, pues desaparecería el temor a ser etiquetados, ya que ninguna persona podría ponernos una etiqueta en una foto hasta que nosotros lo hubiésemos aprobado. ¿Te unes a la campaña para que entre todos lo consigamos?

Fuente: Naked Security y PantallasAmigas.


Deja un comentario

El 10% de los usuarios de redes sociales sufre el robo de sus claves

Uno de cada diez menores usuarios de redes sociales como el messenger sufre el robo de su clave de acceso. Otro porcentaje aún no determinado de ususarios desconoce que su contraseña ha sido sustraída por otra persona. Así lo explica el estudio que realizado para el proyecto Dédalo ha llevado a cabo AETICAL (Federación de Empresas de Tecnologías de la Información, Comunicaciones y Electrónica de Castilla y León) entre 2.000 alumnos de 6º curso de primaria (11-12 años).

Estos robos se pueden realizar de una manera bastante sencilla y suele usarse para ello algún tipo de software malicioso como virus, spyware, troyanos o gusanos…

El inicio de una situación peligrosa

Cuando a una persona le roban su clave de acceso (lo cual es algo ilegal de por sí) su información privada puede ser vista: conversaciones, relación de contactos, información sensible… y además quien la usurpó puede usarla y hacerse pasar por ella, con lo que el abanico de problemas se amplía.

Según manifiesta Jorge Flores, experto de PantallasAmigas consultado para la confección del estudio: “se trata de una cuestión de máxima importancia puesto que es una estrategia muy común utilizada tanto en los casos de grooming como en los de ciberbullying. El acosador accede a datos privados del Messenger y cuenta con la lista completa de contactos de la víctima con lo que puede iniciar un chantaje que derive en graves daños. “

Frente a este riesgo, PantallasAmigas realiza unas recomendaciones básicas:
1)Proteger la seguridad del equipo porque con ella aumenta la de quien lo utiliza. Ahora el malware no alerta con su presencia sino que permanece oculto y hay que combatir al enemigo invisible.
2)Proteger las claves, no compartiéndolas y cambiándolas de forma periódica.
3)No almacenar información o imágenes demasiado comprometidas en determinados servicios online creyendo que las opciones de privacidad restringen el acceso a las personas que uno decide de forma voluntaria.
En todo caso, si esto ocurriera, no se ha de ceder nunca al chantaje. Hay que buscar siempre, y cuanto antes, la ayuda de una persona adulta.

El uso del Messenger

Según el citado estudio, elaborado por Tolten GDP, empresa asociada a AETICAL, más del 95% usa el Messenger (el programa de mensajería instantánea más popular) aunque el 55% manifiesta usarlo a diario (15%) o varias veces por semana (40%). La práctica totalidad de los padres conocen que sus hijos usan esta herramienta aunque únicamente el 44% sabe cuál es la clave de acceso de sus hijos.